LOS MUISCAS EN LA ACTUALIDAD
TuWeb
LOS MUISCAS EN LA ACTUALIDAD
Mis aficiones
Álbum de Fotos
Mi currículum
Mi currículum sin experiencia
Mis enlaces
 
LOS MUISCAS EN LA ACTUALIDAD

En un estudio realizado en los últimos días, he descubierto que el imaginario de muchas personas frente a las comunidades indígenas es un poco erróneo, debido al desconocimiento de sus proyectos actuales que conllevan a resistirse culturalmente para conservar su identidad.
En esta página se conocerán algunos aspectos importantes de la cultura Muisca, pues aunque para muchos no existan ésta sigue vigente.

Foto
Foto
Foto

ANTECEDENTES MUISCAS

América fue poblada hace miles de años por gentes que venían del Asia. Con el tiempo se formaron muchos grupos diferentes. Cada grupo hablaba su idioma y disponía de su territorio.
En las altiplanices de Cundinamarca y Boyacá se instaló el grupo Muisca que hablaba Chibcha. Un niño Muisca nos va a contar como vivían
Los Muiscas creíamos que en una época no había nadie sobre la tierra y que la primera persona que la habitó fue una mujer.
Según dice la leyenda, una mujer joven y fuerte salió de la laguna de Iguaque por entre la niebla helada y el viento sonoro del páramo.
Se llamaba Bachué y llevaba de la mano a un niñito de tres años. Ambos bajaron al valle y construyeron una casa. Allí vivieron hasta que el niño creció y pudo casarse con Bachué. Tuvieron muchos, muchos hijos y así se fue poblando nuestro territorio.





Enseñaron a cultivar la tierra y a adorar a los dioses. La gente quería tanto a Bachué que también la llamó Furachoque o mujer buena, en Chibcha.
Después de muchos años, Bachué y su esposo, ya viejos, regresaron a la laguna de Iguaque. Allí se despidieron de la multitud que, llorando, los veía partir. De repente, los dos ancianos se transformaron en dos inmensas serpientes y desaparecieron bajo las aguas tranquilas de la laguna.

Bachué se convirtió en la diosa de la fertilidad, la que hacía que la tierra diera frutos y las familias tuvieran hijos.




ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión